Loading...

Cuando dejas de preocuparte demasiado por ti y pones atención a lo que otros desean, construyes un puente para comunicarte con los demás, y te vuelve el tipo de persona que otros quieren tener a su alrededor. Estas son las claves para conectarse.

Para conectarnos en un nivel profundo debemos reconocer que todas las interacciones entre dos individuos son de carácter personal, incluso las relaciones comerciales. Y la mejor forma para personalizar esas relaciones es seguir la “Regla de platino”: ¡trata a otros como ellos quieren ser tratados!

Descubre qué hace felices a otros, qué los hace sentirse valorados y apreciados. Después, con base en ello, adapta tu relación para crear una compatibilidad perfecta.

Puedes poner a trabajar en tu favor la química, la compatibilidad y la oportunidad; esto se consigue al observar los gustos y disgustos de otras personas, de esta manera puedes perfeccionar la Verdad #7 al descubrir cómo desean ser tratados los demás y actuar conforme a ello.

Todas las grandes relaciones se basan en el terreno común que existe cerca de la gente, lugares y cosas. Y mientras más terreno común tengas con alguien, mayor será el nivel de confianza. Y mientras mayor sea el nivel de confianza, es más probable que una persona comparta contactos claves, recursos e información.

Es importante reclutar gente que es tan inteligente o más que tú, para que ellos puedan llevar a tu mesa creatividad e ideas frescas para que ayuden a prosperar a todos.

No asumas

Cuando asumes lo que a otra persona le gusta o quiere, estás adivinando. Y el adivinar deja mucho espacio para el error.

La gente exitosa se basa en hechos, no en adivinanzas.

Cuando adaptes tus relaciones de forma particular con cada persona, tu trabajo será remover las adivinanzas del juego al hacer preguntas para seguir actualizándote con los gustos de la persona.

Cuando seas hábil en eso fortalecerás tus relaciones al hacer sentir a la gente valorada y apreciada.

Es imposible separar lo personal de lo profesional. Es por ello, que con el fin de ser excelente en el terreno profesional, debemos cultivar lo personal.

Siempre pregunta, nunca te rijas bajo estereotipos

Nunca prejuzgues a la gente, sin importar su vestido, cultura, género, edad, raza u orientación sexual. Yo simplemente trato a las personas como desean ser tratadas, sin prejuicios. ¿Quiénes somos nosotros para juzgar a una persona con base en algo que no sean sus acciones?

La única pregunta estúpida es la que no se pregunta, tratar de adivinar te puede meter en problemas.

No seas tímido. Otras personas pueden sentirse halagadas cuando notan que estás interesado en sus gustos y preferencias. Estarán conmovidos de que tengas curiosidad sobre las causas que los hacen sentir valorados y apreciados.

Pregunta, agradece y ofrece algo en cualquier conversación.

Es algo tan simple como: “Muchas gracias. Ahora, ¿qué puedo hacer para ayudarte?”.

Una de las mejores formas de adaptar tu relación con cualquiera es tratarlos con la cortesía de una completa atención. Eso significa apagar todos los dispositivos electrónicos, y revisar mensajes o regresar llamadas en otro momento.

Observa el comportamiento, expresiones y lenguaje corporal de la gente

Otra forma de descubrir lo que le gusta a la gente es simplemente poner atención.

En vista de que la mayoría de la gente no presta atención a nuestros gustos y disgustos personales, tú en verdad resaltarás y crearás una maravillosa impresión cuando muestres tu singularidad.

Haz notas sobre las preferencias, cosas favoritas, cumpleaños, miembros de la familia y pasatiempos de una persona:

Cuando conozcas a alguien nuevo y hagas Click, escribe en el reverso de tu tarjeta comercial en dónde lo conociste. Incluye detalles que muestren lazos comunes.

Mientras desarrollas la conexión, incluso puedes llevar un archivo de esta persona.

El conocer asuntos íntimos sobre tu asociado te permite llenar la relación con un toque personal que será valorado e inolvidable. Y mientras personalizas tu lazo creas confianza, entusiasmo y un deseo mutuo y de largo plazo para colaborar conjuntamente en tareas emocionantes.

Debes continuar ayudando a otros a hacer conexiones importantes.

Mientras más conexiones hagas para otras personas, mayor será la fortuna que la vida te retribuirá. Nunca olvidarán cómo pasaste tu tiempo y energía presentándolos con gente que se vuelve parte de sus equipos de ensueño. Y por años te expresarán su gratitud, teniéndote buena voluntad. Al final, el éxito de ellos es tuyo también.

Poniendo todo en práctica

Esta verdad requiere que hagas una investigación y seas muy observador. En esencia, necesitas estudiar a la gente para aprender sus hábitos, sus gustos, sus disgustos, sus manías y sus creencias.

Al tener esa información puedes tratarlos de acuerdo con ella, ¡y mágicamente hacer Click! Aquí hay algunos puntos que puedes considerar:

  • Alimentos favoritos.
  • Creencias religiosas.
  • Salud.
  • Pasatiempos.

La clave para el éxito al tratar a otros como desean ser tratados es poner atención en lo que dicen y hacen; y hacerles preguntas en ese sentido para conocerlos mejor. Cuando haces Click con alguien, y en verdad te importa crear lazos con esa persona, esto no se sentirá como trabajo. Llegarás con naturalidad, y se sentirá como una divertida interacción con cada persona que te parezca maravillosa. ¡Disfruta!

Factores clave para hacer CLICK

Siempre:

Exprésale a la gente que la aprecias y la necesitas, que lo que traigan a la mesa, sea grande o pequeño, es valioso para ti.

Pregunta, escucha y observa su respuesta. Evita un malentendido o un conflicto en los valores y reducirás el estrés en la relación.

Ten en mente:

Ofrecer cumplidos es como un bumerang: lánzalo con sinceridad y libertad y el beneficio siempre te regresará. Si no encaja, no lo fuerces; nadie es compatible con todo el mundo.

Cada persona es mejor que tú de alguna forma; todos tienen algo que enseñarte.

El dinero no te compra la clase, así que recuerda esto cuando trates a las personas y actúes en concordancia.

No lo hagas:

Prejuzgar a las personas con base en su color, clase, edad, género o discapacidad física.

Enfocarte en la debilidad de una persona; habla sobre sus dones y fortalezas.

Asegúrate de:

Respetar a las personas por lo que han hecho.

Ser sincero y genuino en tu elogio, reconocimiento y logros; la gente puede leer la hipocresía a 10 kilómetros de distancia.

Agregar el valor que ellos quieren, no el valor que tú quieres que ellos tengan.

¿QUIERES FORMAR PARTE DE UNA COMUNIDAD DE ÉXITO?

Te invito a que Comiences tu Entrenamiento de Vida

¡Forma Parte Gratis de la Comunidad del Camino Medio!

 
Por | 2017-09-15T16:01:28+00:00 3 de septiembre del 2017|Social|Sin comentarios