Loading...

Cuando el corazón te hable, toma buenas notas.

Las mejores conexiones se basan en la sinergia de la gran comunicación.

Dinámica del corazón 101

El corazón es tanto un órgano físico como un centro de sentimientos intuitivos… El corazón es una fuente de inteligencia.

Hablar desde el corazón no tiene sus raíces en el sentimentalismo, como se cree con frecuencia, sino que se basa en una investigación científica que valida con claridad la conexión entre el cerebro y el corazón (la amígdala cerebral), y su función al mejorar la comunicación.

El corazón desempeña una función importante cuando transmite mensajes al cerebro, respecto al estado emocional de un individuo.

Cuando sintonizas la energía positiva de tu corazón, tu lenguaje refleja la sinceridad de tus palabras.

Habla desde tu corazón

Cuando dos personas hacen click, su química debe contener tres elementos: “atención mutua, un sentimiento positivo compartido y una comunicación no verbal bien coordinada”.

El contacto visual, la cercanía física y los silencios cómodos ayudan a cimentar el lazo que se forma cuando dos personas hacen click.

Si el mentor está hablando todo el tiempo, algo está mal. En cambio, si el mentor y el alumno escuchan con intención real, oirán más de lo que dicen sus palabras, escucharán al corazón. Si están hablando con el corazón, se da la retroalimentación.

Hablar con el corazón, es lo contrario a decir lo que crees que la otra persona quiere oír.

Con el tiempo, las prioridades y deseos de tus verdaderos amigos cambian, por lo que constantemente debemos adaptar la amistad y aconsejar a ellos sobre esos cambios.

Ninguna persona debe conducirte a través del camino de tu vida. Es una miríada de relaciones y experiencias las que te ayudan a recorrerlo.

Aprende a expresar tus sentimientos e ideas en un instante

No somos responsables de todas las cosas que entran a nuestras mentes, pero somos responsables de las cosas que salen de nuestras bocas.

Comienza a pensar en tus palabras, lo que dices, cómo lo dices y cómo lo escribes.

Tu capacidad para conectarte con la gente comienza con la primera impresión, nuestra oratoria y escritura pueden mejorar o arruinar esa impresión.

Grábate cuando hables, expongas, etc. Sea sólo o con personas. Después analízate. Ubica las imperfecciones y corrige. Habla con confianza y autoridad.

Siempre di menos de lo necesario.

Decir el mayor número de ideas, con la menor cantidad de palabras posibles, le da más poder a cada palabra.

Cuando critiques tu presentación grabada, pide ayuda a un experto.

Cualquier amigo o asociado que hable y escriba bien y que sea un buen oyente puede ubicar errores gramáticos, repeticiones, patrones de discurso monótono, argot y negatividad.

Las palabras tienen un poder increíble, así que lo que vayas a decir, dilo en términos positivos.

Entrenarte a ti mismo para configurar tu comunicación con ideas y expresiones positivas, es similar a curarte de un trastorno de déficit de atención que te invade completamente. Este mal está inducido por nuestros estilos de vida de alta tecnología.

Estamos abrumados por las interminables demandas.

Todos tienen tiempo y energía limitados.

La mayoría de la gente a la que le gustaría tener tiempo no puede tener un momento adicional; están reservados y sobrecargados. Así que si quieres obtener la atención de alguien, debes tomarla en donde quiera que estés.

Haz impresiones instantáneas

Debemos aprender a generar buenas impresiones instantáneas que nos permitan conectarnos y hacer click en situaciones personales y profesionales.

Por tanto, si alguna vez se te presenta una segunda oportunidad, debes expresarte con rapidez, claridad, ser convincente y memorable.

Elabora una pieza de sonido que sea interesante. Debe atraer inmediata la atención de los demás, y debe ser suficientemente memorable y poderosa, capaz de incitar a los sobrecargados oyentes a emprender acción. En 15 segundos o cuando mucho 20, tu pieza de sonido debe explicar:

  • Quién eres.
  • De dónde eres.
  • Lo que haces.
  • Cómo agregas valor y/o haces una diferencia.
  • Un análisis cuantitativo de tu valor agregado.

Algo que también te va a ayudar mucho es tomar un curso de oratoria.

Interroga a tus amigos

Todo el conocimiento que necesitas está esperando pacientemente a que lo descubras, está en las mentes de tus amigos y asociados. Pero es tu trabajo hacer las preguntas correctas para encontrar esas perspectivas que cambian la vida.

Llévalo al siguiente nivel: la escritura

Una vez que estés cómodo y seguro con tu forma de hablar, alístate para mejorar tu comunicación a través de la escritura.

Las palabras escritas pueden ser incluso más poderosas que las habladas, porque pueden permanecer por siempre.

  • Evalúa tus habilidades.
  • Toma una clase.
  • La práctica hace al maestro.
  • ¡Lee!
  • Escribe con autoridad.

Desarrolle buenas habilidades de audición

No hables sobre ti.

Desde luego, debes dar suficiente información para que la gente sepa quién eres y lo que haces, pero no más.

Siempre estate listo para rodar la cinta de tu comercial de sesenta segundos para “Tú, Inc.”.

Hazlo cautivador y conciso, y después cierra la boca, abre tus oídos y… escucha.

Algunos trucos para escuchar y aprender mientras platicas y te conectas con las personas:

Sé curioso y real

Motívate por el placer de aprender.

La gente exitosa hace mejores preguntas. Como resultado, obtienen mejores respuestas.

Si tus preguntas suenan falsas o motivadas por la avaricia o la envidia, la otra persona sentirá esa vibra y se cerrará. Así que sé real o no molestes.

Asegúrate de que tu oyente realmente está escuchando

Si piensas que estas ante un falso oyente. Hazle un llamado y pregúntale cosas.

Las preguntas de calidad crean una vida de calidad.

Concéntrate

Dales un minuto, y algunas personas divagarán al infinito y más allá, si tú se los permites.

El truco es tomar las riendas en la conversación cuando comience a desviarse.

Mira a Oprah Winfrey y aprende.

Evita las preguntas sí y no

Haz preguntas que comiencen con quién, qué, cuándo, dónde, cómo y por qué.

Las preguntas que empiezan con “por qué” son en especial efectivas.

Sigue tu intuición

Si la química es plana y la conversación se siente como si estuvieras tratando de sacar peras del olmo, entonces con mucha cortesía sigue adelante. Si la persona con quien necesitas hablar está de mal humor, atrévete a halagarla.

Poniendo todo en práctica

Todos somos culpables de decir lo que creemos que los demás quieren escuchar.

Hacemos esto con nuestros amigos, nuestras parejas y nuestros socios comerciales.

A veces se siente como si “darle a alguien por su lado” fuera la forma correcta de convivir. Pero esa no es la mejor manera de hacer click en los negocios o en la vida, ya que cuando hablamos con palabras falsas, con frecuencia ellas regresan para perseguirnos.

Intenta este ejercicio

Piensa en tres momentos en los que has dicho lo que crees que la otra persona quiere escuchar, solo para mantener la paz, el trato comercial o la amistad.

Ahora piensa en tres formas en las que pudiste decir la verdad, desde tu alma y corazón, de modo que hubieras preservado la paz, el trato comercial o la amistad.

Comprométete a no decir lo que otros quieren escuchar, y en vez de eso di con honestidad lo que pienses.

Di, “Tengo el valor para decir lo que pienso”.

Sé decidido, pero no hiriente. La honestidad es la mejor política solo cuando eres decidido.

¿Eres un excelente comunicador? o ¿estás constantemente esperando a que la otra persona guarde silencio para que puedas hablar?

Comunicarse con el corazón significa darle a la gente tu atención completa.

Por eso, para las próximas tres conversaciones que tengas:

Concéntrate totalmente en el hablante. Apaga tu teléfono. Míralo a los ojos. Repite lo que está diciendo. Procesa sus palabras para que puedas responder con una pregunta seria que muestre genuino interés.

Contente cuando estés tentado a interrumpir. Literalmente muérdete los labios si es necesario y piensa en qué tan frustrado te sientes cuando la gente te corta las ideas mientras hablas.

Después de la conversación, toma notas mentales o incluso escribe en una tarjeta comercial o un cuaderno parte de la información que captaste. Mira tus notas antes de hablar con esa persona la próxima vez; él o ella estarán encantados de que te acuerdes de los detalles de su anterior conversación.

Factores clave para hacer CLICK

Siempre:

Escucha atentamente.

Enfócate en la persona.

Durante una charla, recuerda que la persona más importante en ese momento es tu interlocutor.

Primero busca comprender, y después ser comprendido.

Mantén a la otra persona como tu prioridad. No se trata de ti; sino de la gente a tu alrededor.

Hazlos sentir importantes. Todos quieren ser significativos y sentirse reconocidos.

Ten en mente:

Nuevamente, no se trata de ti, sino de la gente a tu alrededor. Mucha gente está tan preocupada por sí misma y las impresiones que deja en los demás, que olvidan su naturalidad y espontaneidad y por tanto pierden una oportunidad para mejorar la química de la conexión.

No lo hagas:

Criticar el sueño de otra persona. En lugar de eso, reafirma la noble visión de tu amigo e invítalo a que consume sus metas.

Haz buenas preguntas y da motivación. Ofrece una mano amiga cuando te sea posible.

Asegúrate de:

Reconocer la importancia de tu interlocutor y hacerlo sentir importante. Cada persona tiene un deseo perdurable y profundo, éste debe ser significativo y reconocido.

¿TE SIENTES YA UNA PERSONA DE ÉXITO?

Si No… te invito a que Comiences tu Entrenamiento de Vida

¡Forma Parte Gratis de la Comunidad del Camino Medio!

 
Por |2017-09-15T15:34:29+00:0030 de julio del 2017|Social|Sin comentarios