Loading...

Llegar juntos es un comienzo, permanecer juntos es progreso, y trabajar juntos es un éxito.

Evaluar a la gente es crucial, así que recluta a aliados confiables que compartan contigo un terreno común en lo que respecta a tus valores y visión; tus gustos y disgustos. Pero también escoge a personas que sean lo suficientemente seguras para desafiarte, para aceptar ideas más grandes y mejores. Sin embargo, primero asegúrate de que tu estrategia sea fuerte y la confianza en ti mismo indómita.

Nuestra filosofía es que cuando se expande el éxito de alguien más, crea éxito para ti. Por ello servimos a nuestros miembros.

Puedes construir tu sueño sin dinero. Puedes compartir tu sueño con otras personas y compartir la riqueza.

Puedes alcanzar mayor satisfacción cuando te sientes relacionado con algún propósito de vida más grande, algo más grande que uno mismo. Y cuando ese deseo es una motivación más poderosa que el dinero, debido a que la recompensa es un inmensurable y maravilloso sentido de logro, entonces es posible conectarse con los jugadores perfectos para el éxito.

En esencia, la química, la compatibilidad y la oportunidad se sincronizan para recargar a un equipo y así anotar victorias para ti, para el equipo y para la cantidad incontable de personas que ayudarán con sus esfuerzos.

¿Has pensado en vender tu concepto a la gente y darles una pieza de tu sueño?

La gente se adentra en las relaciones por medio de las expresiones faciales. Se adentra en el entusiasmo. En la pasión. La gente se adentra en los sueños. Y una vez que se unen al equipo de ensueño, la fórmula para el éxito son tres factores:

Tener una plática

Es la herramienta para una comunicación abierta y honesta que debe ser continua y exhaustiva en cada punto que concierna al inicio y éxito en los negocios y las relaciones.

Tiempo

Debes invertir tiempo con la gente, conocerse y crear confianza entre sí.

Debes crear fuertes lazos.

Ese tiempo se puede manifestar en una cita para comer, una llamada telefónica, etc.

Toque

Un fraternal toque en la espalda cuando es apropiado, o tocar el corazón o el alma con palabras y acciones.

Si cualquiera de éstas está ausente de la fórmula, el equipo se divide.

La gente quiere tomar una “pastilla instantánea” para hacer que su negocio tenga éxito de la noche a la mañana. Ésa no es la forma de hacerlo.

Se trata de comprometer a tu equipo y compartir tu meta con ellos, y mostrarles que lo que están haciendo es significativo. Eso crea éxito para los miembros de mi equipo, para mí y para la gente a la que servimos.

Escribe tus metas, tu plan para alcanzarlas y la lista de personas que reclutarás para ayudarlo a subir la escalera del éxito

Si así está escrito, así está hecho.

Una vez que tienes a tu equipo en su lugar, es necesario que ajustes, por escrito, tus metas e ideas en el contexto de cuáles son los talentos particulares que aporta cada miembro del equipo a la compañía.

Confórtate con saber que estás muy al frente en el juego, esto, por el simple hecho de tener un equipo y objetivos como fundamento.

Primero lo primero, nunca empieces por lo segundo. Enfócate y haz la primera cosa en tu lista, después el segundo punto se vuelve el primero, y así sucesivamente.

Debes ponerte a trabajar. De otra forma tus metas y sueños son sólo palabras.

¿Cómo te comes a ese elefante?, una mordida a la vez. Día a día.

Para eso, a los días hay que agregarle vida. Es por ello que cada mañana (o noche) escribo mi lista de pendientes para el día siguiente: una división por hora para mis reuniones, ejercicio, comidas, viajes, investigación, etc.

Esto crea mi plan diario para la microadministración de mi estrategia de la “Gran imagen”.

Reúnete con tu equipo y haz una lluvia de ideas respecto a cada punto. Pueden considerar ángulos o asuntos que nunca cruzaron por tu mente. Incluso si piensas que eres el experto, no trates de actuar como el capitán sabelotodo sin consultar a los expertos que tú escogiste para el trabajo.

Un hombre puede ser un elemento crucial en un equipo, pero un hombre no puede ser un equipo.

Constantemente recuerda al equipo, que tu negocio se trata de servir a la gente.

Tu plan debe incluir un horario que ubique de forma realista el tiempo y el talento que cada miembro del equipo trae al negocio.

También, sé consciente de los obstáculos que tú y los miembros de tu equipo pueden enfrentar en sus vidas personales o profesionales.

Existen tres tipos de equipo trabajando en nuestras vidas

Primero, nuestra “red operativa” está compuesta por colegas confiables que nos ayudan a terminar el trabajo. Éste puede ser cualquiera que crea en ti y que te anime en cada punto del camino.

Segundo, tu “red personal” está compuesta por personas como tus mentores y entrenadores, ellos te guían desde fuera, para que realices un mejor trabajo en su profesión.

Tercero, tu “red estratégica” te ayuda a ver la imagen completa de tus carreras, y te auxilia a descubrir el siguiente escalón en la escalera de tu profesión.

Debes estar donde se encuentra la gente importante

Red de poder dentro de canales tradicionales

Asiste a todo, anda a los eventos de tu compañía, en los que puedes compartir tiempo valioso con tus superiores.

Construye tu red sobre las infraestructuras clásicas de la familia, amigos, tu grupo de alumnos de la universidad y asociaciones profesionales.

Únete a un grupo de relaciones

Encuentra un grupo cuyos miembros abarquen cada industria; eso te dará una amplia comprensión de otros negocios y una exposición ante nuevos clientes.

La mejor forma de crear un grupo de relaciones es comenzar dentro de tu propia profesión.

Conéctate con todos

Eso significa relacionarse arriba, abajo y a los lados.

Nunca se sabe quién te puede ofrecer la información valiosa que se convierta en tu as bajo la manga.

¡Encuéntralos!

Investiga en dónde se ejercitan los miembros de tu equipo de ensueño. Si te vuelves un rostro amigable en donde te reúnas, donde están los miembros potenciales de tu equipo soñado, y después accedes a la conversación y los vas conociendo poco a poco, al final puedes presentarte como el dueño de un negocio y proponerles que se unan a tu negocio innovador.

Cuando las redes de la araña se unen, pueden atrapar a un león.

En todas tus conversaciones busca la forma de servir a la gente. Habla sobre cómo tu negocio puede mejorar las experiencias y oportunidades de tus potenciales clientes en el mundo de los negocios. Explica cómo estás ofreciendo una oportunidad en la que mostrarás tus talentos de una forma que nunca se había hecho.

Comparte los beneficios de largo plazo de pertenecer a un negocio promisorio y desempeñar funciones clave cuando sea momento de expandirse. Mucha gente comprende que agregará un valor tremendo a tu trabajo si se unen a tu equipo.

¡La casualidad gobierna!

Mantente abierto a encuentros que salen de la nada, que mágicamente te conectan con gente con necesidades.

Esto es debido a que cuando estás persiguiendo tu pasión, tu energía positiva atrae fuerzas invisibles que te mandan a buenas personas para ayudarte.

Cultiva relaciones profundas y de largo plazo que te enriquezcan tanto a ti como a tus asociados y al mundo

Si hoy perdieras tu trabajo, ¿quién sería la primera persona a la que llamarías? Esa es la persona principal en tu red.

Ahora, nombra a las siguientes cinco personas a las que contactarías. Pregúntate: ¿pasas cerca de la mitad de tu tiempo alimentando estas relaciones al servir y agregar valor a las vidas de estas seis personas? La gente realmente exitosa lo hace; si tú no, debes escribir una estrategia para hacerlo de inmediato, debido a que lo que das, se te regresa mil veces.

Relacionarse es como la jardinería. Los expertos en relaciones a corto plazo están condenados a sembrar semillas de plantas que florecen de inmediato, pero que mueren a la misma velocidad. Los conectores de largo plazo siembran semillas de plantas con raíces profundas que, cuando se alimentan, florecen año tras año.

Conviértete en un conector de largo plazo.

¡Mira la imagen completa! Y entiende que estás invirtiendo en una relación de por vida. Aprecia eso mientras la amistad se profundiza, así que haz negocios de forma original e inusual.

Poniendo todo en práctica

Si estás pensando: “!no tengo un equipo!”, ¡entonces estás equivocado! Todos tenemos equipos participando en el juego de la vida justo a nuestro lado, cada día.

Es sólo cuestión de identificar a los miembros e implementar un plan de juego para optimizar sus victorias. Así que haz una lista de la gente en su vida y ubícalas dentro de las siguiente categorías:

Familia, Colegas, Vecinos, Compañeros de clase, Compañeros de profesión, Comunidad, Amigos, Clubes, Grupos de interés, Asociaciones profesionales, Gimnasio/Club de ejercicio, Club de lectura, etc.

Ten en mente que podemos construir una enorme red de amigos y asociados que comparten nuestros intereses, metas y creencias.

Sin embargo, hacemos click sólo con una pequeña fracción de esas personas. La gente con la que hacemos click en nuestra red, son las personas con las que permanecemos en un contacto cercano y regular. Así, compila una plantilla similar de hombres y mujeres con quienes has hecho click y analiza a fondo cuál fue el catalizador para su conexión profunda en esas relaciones.

Mientras más comprendas por qué te sientes atraído por ciertas personas y te queda con ellas, mejor podrás cultivar esas relaciones para alcanzar incluso niveles más profundos de conexión.

Posteriormente, cuando construyas tu negocio, identifica a los jugadores clave con quienes te gustaría conectarte y hacer click.

Haz una lista de los hombres y mujeres a quienes necesitas conocer; elabora una estrategia sobre cómo te conectarás con ellos.

Factores clave para hacer CLICK

Siempre:

Asóciate con gente que está o se dirige hacia donde tú quieres ir.

Ten en mente:

Los intereses compartidos son los bloques básicos de la construcción de cualquier relación. La creatividad y la experiencia son las que más importan.

Cuando alguien te invite a la mesa de su vida, lleva algo a la mesa o puede que no te inviten de nuevo.

No lo hagas:

Enfocarte en lo que puedes obtener de otros; en vez de eso, enfócate en lo que puedes hacer por otros.

Asegúrate de:

Aprender más si quieres ganar más. Lista tus habilidades, conexiones y recursos únicos; después descubre quién, aparte de ti, puede salir beneficiado de un simple acto de amabilidad.

Por | 2017-09-15T18:54:30+00:00 1 de octubre del 2017|Social|Sin comentarios