Loading...

La principal tarea de una persona en la vida es dar nacimiento a sí mismo, aprender a ser auténtico en todo momento.

Debemos actuar de forma que sea mutuamente benéfica para todos. Sigue tu propósito y tu pasión.

Sonríe. Sé tu mismo y entiende que tu trabajo está ayudando a la gente; eso elevará tu confianza. Y esto, como una cadena, generará un desempeño fenomenal que ayudará a mucha más gente.

En tu vida siempre estás en uno de tres puntos: dirigiéndote hacia una tormenta, en medio de una tormenta o saliendo de una tormenta.

La gente no triunfa por emigrar a una industria “en boga (popular, de moda, etc.)” o adoptar un mantra particular como guía de carrera. Ellos prosperan al enfocarse en la pregunta de quiénes son en realidad, y conectar eso con el trabajo que en verdad aman, es decir, ser alguien auténtico.

Sé auténtico con tu palabra

La confianza no es sólo un concepto, es un comportamiento, algo que se demuestra con regularidad en el nivel emocional, espiritual, mental y físico.

Los demás recordarán tus palabras. Así que si no haces lo que dices, perderás credibilidad. Dejarán de creer en lo que dices. No confiarán en ti. Y ellos no querrán depender ni hacer negocios contigo, ni siquiera querrán ser tus amigos.

Usa tu voz para validar un sentido apasionado en tu propósito y un fuerte punto de vista

Tu voz es una de las herramientas más poderosas en tu paquete de presión personal. Es el megáfono que usas para transmitir tu autenticidad al mundo.

Cuando digo voz, no estoy hablando del sonido que sale de tu boca. Me refiero a la sustancia de lo que dices.

Cada uno de nosotros tiene una voz única en el mundo, que está sintonizada por la genética, la cultura, la salud, nuestras creencias religiosas y nuestra experiencia de vida.

La voz yace en el nexo del talento (tus dones y fortalezas naturales), la pasión (esas cosas que naturalmente te energizan, emocionan, motivan e inspiran), la necesidad (incluyendo lo que el mundo necesita para pagarte por ello), y conciencia (esa pequeña voz que aún te ratifica lo que está bien y te incita a que en verdad lo hagas).

Encontrar tu voz es tu pasaporte para llegar a tu muy personal tierra prometida. Y ahí, puedes mostrar tu mensaje y talentos con gran estilo. Pero, no prometas cantar una ópera cuando apenas te inscribiste en clases de canto.

Conoce tus limitaciones y promete sólo lo que puedas cumplir

Esto te hará recuperar tu propia honestidad para contigo mismo.

Cuando no podemos cumplir con la fecha límite o elaborar todo el producto a tiempo, o descaradamente fallamos, quedamos como un fraude. Así que toma un momento para pensar sobre las cosas que dices y las promesas que haces.

Tus emociones espontáneas mídelas antes de tomar una decisión.

Existe una diferencia entre salir con fe y saltar sin un paracaídas.

Para evitar arriesgarte ciegamente, y ver cómo tu reputación choca y se quema, detente antes de halar. Toma una fuerte mirada hacia ti, tus capacidades, tus requerimientos de tiempo. Entonces elabora una declaración informada sobre lo que puedes y no puedes hacer. De esa forma, mantendrás tu reputación intacta.

Se dice que en la vida ocurren dos cosas, o se gana o se aprende. Si no aprendes desde el principio, tendrás que repetir la lección hasta que lo hagas.

Nunca hagas un compromiso que no esperes cumplir por completo, en especial si afectará seriamente la reputación pública de algún amigo. El truco de esto es conocerse a sí mismo, desde todos los ángulos, y apegarse a la verdad. Entonces coloca tus dones y pasiones en el centro del escenario.

Sé tú mismo… sé auténtico

La gente auténtica no necesita mentirse para alimentar sus egos; vive de acuerdo con sus reglas y no esperan que los demás los alaben; está en paz consigo misma, por lo que no tiene que probar nada.

Son auténticos al hacer lo que disfrutan. Y lo son sin importar las presiones de la familia, amigos y sociedad que les dicen que deben hacer más, ganar más, obtener más.

Platón
La verdad es tu propia recompensa
Platón

Muchas veces, cuando estamos escalando en el mundo de los negocios o queremos proyectar sofisticación, tomamos una personalidad plástica y unidimensional.

Usamos una máscara de lo que pensamos que debemos ser para mostrar al mundo que somos serios y que estamos listos para asumir el cargo.

Ése es el beso de la muerte para cualquier relación, ya que lo primero que debemos hacer, es confiar. Es imposible comenzar una relación significativa detrás de una fachada.

Es como si estuvieras tratando de ocultar algo; y, la falsedad o la extrema formalidad incomodarán a la gente.

Pero muchos hombres y mujeres usan máscaras para ocultar a la gente una terrible verdad: que ellos sufren de una baja autoestima y falta de confianza en sí mismos. Sin embargo, pueden superarse una vez que entendamos la causa.

Los niños tienen por naturaleza una alta autoestima.

Inherentemente creen que puede hacer y convertirse en lo que sea. Pero con mucha frecuencia, otras personas los desaniman.

A este respecto,

¿Cuál es la diferencia entre alguien que ha alcanzado muy poco y un multimillonario que creció en las mismas condiciones?

A este cuestionamiento lo denomino: pregunta de naturaleza contra fomentación.

Nadie nos crea, a algunos de nosotros, con la propensión para hacer bien las cosas; nos programan, a algunos, para hacer las cosas mal. Pero la fomentación que obtenemos, puede, por encima de eso, hacernos crecer o destruirnos.

Muchas veces la diferencia está en la elección de amigos, las relaciones que seleccionamos para impresionar a la gente con un falso sentido de rudeza.

Nosotros elegimos nuestras relaciones; ellas pueden elevarnos o derribarnos.

Si tú eres la persona más inteligente en tus relaciones, entonces estás en la red equivocada.

Elegimos cultivar y alimentar nuestras relaciones con el fin de aumentar nuestras oportunidades para agregar valor y obtener un buen intercambio.

Mientras puedas servir y agregar valor a más personas, mayor será tu enriquecimiento. Y la forma más simple para hacerlo es mostrar amor y aprecio.

Cuando estés relajado, sé consciente de ti para mantenerte en contacto con tu ser real. La próxima vez que estés disfrutando de una apacible tarde con tus amigos, pon atención a tu cuerpo. Notarás que tus músculos están sueltos, tu cara está relajada y hablas de forma animada, diciendo cosas graciosas.

¿Cómo puedes llevar a tu ser real, ese que adoran tus amigos, a cada situación, sin importar lo formal que sea?

Al visualizar a tu ser real en una situación de negocios o en un evento social formal, piensa qué tan relajado te gustaría sentirte, hablar y moverte; libre de miedos, autoescrutinios y falsedades sobre cómo “piensas” que “supuestamente” debes actuar.

Muestra a la gente que le importas, que crees en ellos, y ellos florecerán.

Soltarse no significa ser ofensivo, grosero o molesto. Mantén los buenos modales y la etiqueta. Sólo deja que tu personalidad salga de la máscara y de tu rígido lenguaje corporal.

La consistencia confirma la autenticidad.

Crea un aire de distinción y construye la marca “Tú, Inc.

Tu apariencia física es muy importante.

Es parte de tu muy personal paquete de prensa que refleja tu ser real y que junto con membretes, tarjetas comerciales, espacio de oficina, tu estilo de cabello, tu arreglo, tu ropa y otros factores, determinan la imagen que proyectas.

Te guste o no, las apariencias importan. Somos juzgados cada día por cómo lucimos. El diseño y el gusto importan mucho.

Siempre peca de cauteloso, exagerar en tu esmero personal, siempre será mejor que no soslayarlo por completo. Nunca sabes a quién conocerás y siempre querrás estar presentable.

Primero conoce quién eres y después adórnate de acuerdo con ello.

Si fuéramos a diseccionar a dos seres humanos, habría poca diferencia en la composición física de cada uno.

Los componentes más importantes que hacen a las personas diferentes son sus modos de pensamiento y expresión. Por ende, tu punto de vista sobre el mundo y tu función en él con frecuencia quedan de manifiesto en tu propia expresión.

El carro que conduces, la ropa que vistes y tu estilo de comunicación, tanto verbal como no verbal, ilustran tu grado de distinción.

Si quieres crear un aire de distinción, tienes que saber quién eres en realidad.

No puedo arreglar a otros sin antes arreglarme a mí mismo.

En la actualidad, para estar en los negocios, nuestro trabajo más importante es ser el principal comercializador de la marca llamada “tú”.

Sólo tenemos un acto en esta obra llamada vida. Si quieres la ovación de pie, en la forma de cumplimiento, riqueza y la oportunidad de hacer que tus dones iluminen la vida de otras personas, entonces toma el centro del escenario y dales todo lo que tienes, antes de que se acabe el espectáculo y se baje el telón.

Hazlo con una gran sonrisa y estilo, hazlos reír, y hazlo con todo tu corazón.

Poniendo todo en práctica

Eres el CEO de “Tú, inc.”.

Haz una auditoría de cada departamento para evaluar cuál está trabajando con una productividad óptima y cuál necesita mejorarse.

Departamentos: Personalidad, Discurso, Vestimenta, Salud, Saludos, Cordialidad y Modales.

Todos tenemos ilusiones respecto a nosotros mismos y lo que podemos lograr. Pero si la ilusión choca con la realidad, puedes dar una falsa impresión, lo cual, en algún momento, resultará desalentador. ¿Cuáles ilusiones mantienes respecto a ti? ¿Qué tan realistas son? y ¿Cómo puedes desvanecer las ilusiones para volverte más real?

¿Exageras?

Estirar la verdad sólo para engrandecer la historia es lo mismo que mentir. Sé real contigo mismo sobre las razones por las cuales exageras. De igual manera, enfócate en formas que te permitan apegarte a la verdad la próxima vez que estés contando una historia o estés elaborando una propuesta de negocios.

Pide a un amigo que te dé una crítica honesta acerca de lo que opina respecto a la forma en que te enfrentas a situaciones sociales y profesionales.

¿Eres rígido? ¿Relajado? ¿Agradable? ¿Distante?

Con base en sus comentarios, piensa en ideas que te permitan cultivar un aura más cálida y genuina que aumente tus posibilidades de hacer click con nuevas personas.

Factores clave para hacer CLICK

Siempre:

Haz lo que digas que vas a hacer y promete sólo lo que puedas cumplir.

Ten en mente:

Primero mejórate a ti mismo, y después mejora a otros. No puedes dar lo que no tienes, y no puedes enseñar lo que no sabes.

No lo hagas:

Actuar, hablar o vivir de la forma en la que crees que “debes” de acuerdo con lo que tus amigos y familia quieren o piensan que es correcto.

Ignorar tu voz interior, ésa que te dice cómo pensar, hablar y vivir, de forma que seas auténtico.

Asegúrate de:

Crear una marca única y distintiva que sea creíble, confiable y convincente.

¿TE SIENTES YA UNA PERSONA DE ÉXITO?

Si No… te invito a que Comiences tu Entrenamiento de Vida

¡Forma Parte Gratis de la Comunidad del Camino Medio!

 
Por | 2017-09-15T15:31:34+00:00 23 de julio del 2017|Social|Sin comentarios