Loading...

Seguramente casi todos aquí hemos escuchado esta frase: “Dime con quién andas y te diré quién eres”.

Muchas de las frases que escuchamos son creencias limitantes, no son del todo reales y las asumimos como ciertas sin pensar primero en su veracidad.

Pero resulta que la frase que se encuentra en el título de este artículo de cierta forma sí lo es.

Yo soy de los que creen que no se nace con una personalidad fija.

Esas excusas que la gente pone (“así soy no puedo hacer nada” o “nací así qué voy hacer”) cuando hacen las cosas mal o dicen cosas que realmente no están bien, son tonteras.

Todos somos influenciados constantemente por los demás.

En especial de pequeños.

Nacemos y aprendemos todo de quienes nos rodean tanto bueno como malo. Y poco a poco nuestra personalidad se va formando.

Llega un momento en que nos convertimos en personas con personalidades bien marcadas. Con formas de ser que han sido moldeadas durante toda nuestra vida.

El problema está en que pensamos que estas no pueden ser cambiadas. Pensamos que nuestra personalidad es fija y no podemos hacer algo al respecto si es que estamos mal en algún punto.

Hoy estoy acá para decirte que sí podemos cambiar nuestra forma de ser. Sí podemos convertir nuestros aspectos negativos en positivos.

Para ello, todo se reduce al principio, en las influencias.

Jim Rohn
Eres el promedio de las cinco personas con quienes más tiempo pasas
Jim Rohn

Ponte a pensar en la frase de arriba. ¿Crees que sea verdad?

Piensa en las cinco personas con quienes más te juntas. Sean familiares o amigos. Hasta las mascotas.

¿De alguna forma tu personalidad de asemeja en algún aspecto a las de estos?

Muy probablemente que sí.

Si quieres ser un gran inversor ¿De quién te vas a guiar? ¿De tu amigo que ni siquiera invierte pero sabe algo del tema por algo que leyó y recuerda borrosamente o del millonario inversor que creó su fortuna gracias a sus principios y métodos de inversión (como Warren Buffett)?

Si quieres ganar amigos y aprender a influir sobre los demás ¿De quién te vas a guiar? ¿De un compañero de trabajo que se cree líder pero que en realidad se hace el jefe y el mandón abusivo con los demás o de una persona que dedicó parte de su vida a ello y escribió incluso un libro al respecto como Dale Carnegie en Cómo Ganar Amigos e Influir Sobre las Personas?

Si quieres volar con las águilas no nades con los patos
Mahatma Gandhi

Empieza a cambiar.

Si quieres ser mejor o cambiar en algo júntate con personas con quienes ya lo hayan logrado y aprende de ellas.

Lee biografías, libros, observa conferencias, etc. De aquellos quienes han llegado al éxito en aquello que tú quieres. O que simplemente han logrado cambiar en aquello que te gustaría también hacerlo.

Deja de juntarte con gente negativa. Si no puedes hacer nada para cambiarlos, aléjate de ellos o por lo menos reduce el tiempo que pasas con ellos y dedícate a cambiar.

La mejor forma de influir en la gente negativa es siendo un ejemplo para ellos.

Lo importante no es tanto lo que sepas sino a quienes conozcas

Recuerda que la manera en que vemos las cosas, la forma en que se crea nuestra personalidad, se determina fundamentalmente en las influencias que recibimos de otros.

Así que ten mucho cuidado en quiénes influyen sobre ti y la manera en cómo tú influyes en los demás.

Empieza cambiando a esas 5 personas con las que más te juntas con aquellas que saquen lo mejor de ti y te enseñen a crecer en aquello que tú más necesites.

Ahora es el momento.

¿TE SIENTES YA UNA PERSONA DE ÉXITO?

Si No… te invito a que Comiences tu Entrenamiento de Vida

¡Forma Parte Gratis de la Comunidad del Camino Medio!

 
Por |2017-12-07T15:30:50+00:009 de octubre del 2014|Social|3 Comentarios