¿Cuánto realmente te conoces? ¿Hasta dónde crees que llegan tus límites?

Seguro sabes cuáles son algunas de las cosas que te gustan, algunas cosas en las que eres mejor que otras, algunas cosas que te hacen feliz.

Pero más que eso conoces las cosas que te dan miedo, las que te causan pereza, te causan duda.

Esto es porque ya las has hecho o has escuchado de alguien que las haya vivido, y por ciertas circunstancias pasó algo bueno o malo, pero pasó, y esos recuerdos quedaron marcados en ti.

Estos recuerdos son los que ahora de alguna forma te retienen, los que te hacen pensar que no puedes hacer tal cosa, los que te hacen creer que no eres muy bueno en algo, los que te hacen sentir que no puedes hacerlo.

Y así te quedas, pensando, creyendo o sintiendo que algo es o no para ti.

Ya no lo averiguas, solo sabes inconscientemente que es así. Ni piensas por qué.

Alguna vez te has puesto a pensar, ¿hasta dónde puedes llegar? ¿qué es lo que pasaría si enfrentas ese miedo una y otra vez? ¿qué sucedería si lo intentas y cada vez que te caes te levantas aprendiendo del intento y buscando mejores formas para intentarlo de nuevo?

En algún libro del pasado leí lo siguiente, y quiero que medites al respecto:

Hay algo que yo sé de ti que quizá tú no sepas de ti mismo. Dentro de ti, tienes más recursos de energía de los que nunca has utilizado, más talento del que nunca has aprovechado, más fuerza de la que nunca has puesto a prueba, y más que dar de lo que nunca has dado.

Estoy totalmente convencido de que esto es cierto.

Muchas veces nuestras creencias limitantes nos impiden continuar experimentando cosas, nos impiden seguir aprendiendo acerca de nuestros verdaderos límites.

Solo te recomiendo una cosa. Cada vez que creas que algo es de una forma determinada,  pero no sabes exactamente por qué, cuestiónalo.

Esas creencias que has adquirido inconscientemente a lo largo del tiempo te pueden limitar muchísimo. No es hasta que las cuestiones, busques información al respecto, si es posible hasta que las revivas, que vas a seguir igual. Creyendo algo sin saber exactamente por qué, sin saber qué hay más allá. Sin conocer todo lo que pudiste lograr sin enfrentabas esa creencia.

Te reto a ello, cuestiona tus creencias, cuestiona tus límites, y busca ir más allá.

Puedes lograr cosas que jamás imaginaste en un tiempo tan corto que nunca hubieses creído posible.

Tú tienes el poder de ser quien quieras ser en la vida. No permitas que nadie te diga lo contrario. Siempre hay una, qué una, hay muchísimas formas de lograr un fin. Lo que necesitas es tener siempre en la cabeza el por qué lo quieres. La razón de buscar conseguirlo. Eso es lo principal. Lo restante ya está en ti, en buscar las formas y darlo todo por llegar a él, venciendo tus miedos, tu pereza, tus dudas y excusas.

Tu porqué debe ser como una demoledora que arrasa con todos los obstáculos a su paso. Debe ser tan fuerte que te haga llorar, que te haga pararte sin importar lo cansado o cansada que estés y te pongas a hacer las cosas.

Ahora tu misión debe ser encontrar ese por qué, para lograr eso que tanto quieres.

Empieza ahora, toma el control de tu vida y empieza a conquistar tus más grandes sueños.

Deja de esperar, nadie más que tú puede hacerlo.

No busques un momento perfecto, porque ya estás en él. El mañana nunca va a llegar, el ayer, nunca volverá; es hoy, es ahora, tu momento de cambiar.

¿TE SIENTES YA UNA PERSONA DE ÉXITO?

Si No… te invito a que Comiences tu Entrenamiento de Vida

¡Forma Parte Gratis de la Comunidad del Camino Medio!