Loading...

¿Te has dado cuenta de que vas a pasar una gran parte de tu vida trabajando?

Tanto en un empleo como en tu propio negocio. Incluso ambos a la vez.

Es lógico, si quieres comer, cubrir tus necesidades, tener comodidades; tienes que trabajar.

Tienes que trabajar cumpliendo unos requisitos para poder recibir tu sueldo y para que no te boten (si eres empleado) o para obtener los ingresos necesarios para mantener tu empresa (si tienes un negocio), y así poder mantenerte a ti y a tu familia.

Por esto, el trabajo se debe tomar en serio.

Pero eso no quiere decir que tengas que sufrir, estresarte, y vivir un infierno todas las veces que trabajes para llegar a fin de mes.

Obviamente tienes que esforzarte, de vez en cuando sacrificar algunas cosas por otras, ser perseverante, concentrarte, etc. Sin embargo, nadie dice que no puedas pasarla bien y hasta divertirte mientras trabajas.

Si no aprendes a disfrutar de tu trabajo, a crear un ambiente entretenido, cálido y enérgico; tu trabajo va a ser un dolor de cabeza constante. Vas a estar todo el tiempo estresado(a), pensando en cada cosa que tienes que hacer. Vas a volverte reactivo con los demás y obtendrás muchos otros malos hábitos.

Y esto no se queda ahí, sino que muy probablemente arrastres a las demás áreas de tu vida esos malos hábitos, y termines hundiéndote.

Por ello, debes aprender a disfrutar, a divertirte, a estar despierto(a) y sereno(a) en el trabajo.

Con esto, no me refiero que seas un vago, ni que te pongas a jugar un juego de celular o de internet en plenas horas laborales.

Lo que me refiero es que diseñes tu trabajo de tal manera, que hacerlo sea divertido. Aun cuando tu trabajo sea considerado mayormente aburrido y tedioso.

¿Cómo?

Medita

Comienza con al menos 15 minutos antes de ir al trabajo y 15 minutos antes de acostarte. Luego anda aumentando.

Siéntate en un lugar cruzado de piernas, con la espalda recta. Cierra los ojos y trata de no pensar. Concéntrate en tu respiración o en una palabra en particular.

Cuando tus pensamientos distractores lleguen a tu mente, déjalos ir y vuelve a concentrarte.

Organiza y planifica bien todo lo que tienes que hacer cada día en tu agenda.

Elige tu actitud en el trabajo

Motívate

Si te sientes desganado(a),

Mira videos en internet para motivarte. Busca frases o artículos motivadores.

Piensa en por qué tienes que hacer lo que tienes que hacer. Para qué haces todo esto, cuáles son tus objetivos, qué esperas lograr.

Crea un ciclo de trabajo y descanso.

Todos necesitamos despejarnos cada cierto tiempo para refrescar la mente y recargar energías.

Trabaja 90 minutos y descansa 10.

  • Escucha música, medita, haz algo que te guste en esos 10 minutos.

Ten un ambiente ordenado y organizado.

Dale más vida a tu área de trabajo.

El ambiente influye mucho en el ánimo con el que haces las cosas.

Pon cosas que te gusten, que te hagan sonreír y recordar, pero en un lugar donde no te distraigan en el momento del trabajo.

Cada vez que pases un mal rato, estés nervioso, sientas miedo, o vayas a reaccionar; has una serie de respiraciones profundas con el estómago para que te relajes y tomes las cosas con calma. Luego, continúa.

Al ver el trabajo desde una perspectiva más alegre y enérgica, este se convierte en una recompensa y no en un camino a las recompensas.

Tu buena actitud va a contagiar a los demás.

Tu creatividad al estar más tranquilo(a) va a elevar su nivel y te será más fácil resolver problemas.

El tiempo va a pasar más rápido y vas a disfrutar mucho más el momento.

No esperes buscar la felicidad con los resultados y beneficios de tu trabajo.

La felicidad no es un fin, es el medio.

Tú eliges cómo quieres viajar por esta vida. Te recomiendo elegir conscientemente de una vez.

Margaret Lee Runbeck
La felicidad no es una estación a la que se llega, sino una manera de viajar.
Margaret Runbeck

¿TE SIENTES YA UNA PERSONA DE ÉXITO?

Si No… te invito a que Comiences tu Entrenamiento de Vida

¡Forma Parte Gratis de la Comunidad del Camino Medio!

 
Por | 2017-04-29T19:36:33+00:00 12 de febrero del 2014|Finanzas, Inteligencia|1 comentario