Loading...

¿Te ha pasado que cuando intentas estudiar y aprender un tema muy amplio, no tienes ni la menor idea de cómo empezar?

Es tanta información, que se te hace todo un nudo en la cabeza.

Nudo en la cabeza

Tratas de estudiarla, pero el simple hecho de saber lo mucho que es, te desconcentra y ni siquiera te deja comprender lo que lees o escuchas.

Esto ocasiona que prefieras postergar el estudio y dejarlo para el final.

Llega el último día o fin de semana que tienes para estudiar, y no sabes qué hacer.

Desesperación

Lees apurado(a) todo tratando de que algo se te grabe en la cabeza.

Haces algunos apuntes, pero no es suficiente.

Al final, no aprendiste mucho que digamos.

Si tuviste un examen, seguramente obtendrás una nota mediocre si es que no te reprueban.

Reprobar

Si tuviste una exposición, dará mucho que desear dado a que seguramente te olvidarás varias cosas, te trabarás, y te verás mal.

Exponer

Si era por el hecho de aprender, habrás perdido el tiempo, porque lo que estudiaste te durará poco en la memoria.

Olvidar lo estudiado

Si uno realmente quiere aprender, debe estudiar bien y con tiempo.

 ¿Cómo?

Primero que nada, debes prepararte para estudiar.

Para ello, debes tener un buen ambiente, alimentarte bien, dormir bien, motivarte, tener todo lo que necesites, y tiempo, para que no hagas todo a última hora.

Para saber más detalladamente cómo prepararte (es muy importante), lee este artículo: Cómo Prepararte para Estudiar y Aprender de la Mejor Manera

Ahora, ¿Qué hacer para adoptar buenos hábitos de estudio? ¿Que hacer para que esa información que tenemos que aprender, se quede en nuestra cabeza?

Para estudiar un texto sea corto o largo (como un libro), sigue los siguientes pasos:

1. Haz una lectura rápida

  • Lee los títulos, subtítulos, el texto resaltado, observa los gráficos y dibujos.
    De esta manera tendrás un entendimiento general de lo que vas a estudiar.

2. Lee detenidamente, subraya y haz apuntes de lo más importante

Subrayar y anotar
  • No intentes utilizar tu máxima velocidad lectora.
  • Lee de manera que entiendas cada concepto y puedas identificar las partes más importantes para subrayarlas.
  • Cuestiona todo lo que lees y busca las respuestas en Internet si no las tienes a la mano.
  • Cualquier idea, detalle o concepto importante subráyalo y haz apuntes en “Posits” o donde prefieras. 
  • El subrayado lo puedes hacer con un lápiz o un resaltador, o como mejor te parezca.
    Yo particularmente utilizo un lápiz y marco el texto con barras.
  • Si lo que tienes que estudiar es un libro o texto muy largo, marca el número de las hojas que has subrayado para que a la hora de pasarlas en limpio no te olvides de algo importante.

3. Pasa en limpio tus apuntes y conceptos subrayados

  • En una hoja, virtual o física, escribe en orden todos los apuntes y conceptos subrayados que hiciste en el texto.
  • Léelos en voz alta para que los tengas más claros.

4. Haz un esquema

  • Representa gráficamente tus apuntes, de manera que resuman el contenido del texto o textos que estás estudiando.
  • Puedes utilizar tu creatividad para hacer el esquema o diagrama.
    Pero si deseas algunos ejemplos, puedes guiarte de uno de estos:

Esquema
Mapa conceptual

5. Estudia

  • Lee, asocia y estudia el contenido de tu esquema hasta que te sea sencillo de entender y explicar.
  • Léelo en voz alta.
  • Practica enseñándoselo a alguien.
  • Si no hay alguien disponible, simula que le estás dando una clase a un grupo de personas.
  • Si logras enseñarle el tema a un niño, entonces lo habrás comprendido realmente.

Enseñarle a un niño
  • Recuerda que practicar en la realidad y enseñar lo estudiado, son las mejores formas de aprender.
    Con el tiempo, hacerlo te va a convertir en un(a) experto(a) en el tema.
  • Crea un cuestionario completo, con todos los datos que tienes y necesites, y resuélvelo tú mismo(a).
  • Una vez lo resuelvas completamente bien, ya habrás aprendido el tema que estabas estudiando.

Tomar un examen
  • Trata de hacer un artículo respecto al tema que estudias con los apuntes que tienes.
  • Ponle título, subtítulos, imágenes, etc. Lo que se te ocurra.
  • Puedes guiarte de los míos para hacerlo.

Hacer artículos

Si lo que tienes que estudiar y aprender, viene de un video, una conferencia o una clase:

1. Si estás en un salón, siéntate lo más cerca posible del que expone.

  • Mejor si es en la primera fila.
  • Si tienes alguna duda, pregunta. Puede ser en el momento o al finalizar la clase o exposición (anota tus preguntas)

2. Presta atención y toma apuntes de todo aquello que te parezca importante.

3. Sigue desde el Paso 3 de los pasos de “Cómo estudiar un texto”.

En cada paso, vas a aprender más y más el tema que buscas estudiar. Al final, no vas a necesitar memorizar mucho (salvo palabras o números específicos) dado que el tema lo entenderás por completo.

Siempre que no sepas algo, búscalo en internet o en un diccionario.

Si llegas a un punto de estancamiento o bloqueo donde no puedes avanzar, pide ayuda.

Si tienes muchos problemas para acordarte de algunas palabras o conceptos, puedes hacer lo siguiente:

  • Investiga en internet más sobre aquello que te es difícil de recordar, para que sepas más al respecto y te familiarices.
  • Crea conexiones
    • Toma otro concepto, sin importar si se relaciona o no con el que te cuesta aprender, y piensa de qué manera se pueden relacionar.
  • Utiliza metáforas
    • Trata de relacionar los conceptos complicados con ideas más simples y entendibles que tú ya sepas.

Al principio un tema te puede ser muy complicado y confuso.

Pero mientras más indagues, averigües y lo intentes entender, tendrás un mejor concepto general de él.

Cuando ya tienes el concepto general, intenta utilizar las analogías, metáforas, el crear conexiones y visualizar más el tema. Así lo entenderás poco a poco de manera más clara y detallada.

Tus analogías, metáforas, etc. Revísalas. Trata de encontrar en qué punto limitan con eso que quieres aprender. En qué punto ya no concuerdan. Cuando lo encuentres, crea algo mejor, más exacto.

Repite y vuelve a aplicar los mismos pasos cada vez que quieras entender mejor un concepto o tema:

Confusión -> Entendimiento General -> Entendimiento algo Detallado (expandir el general) -> Analogías, Metáforas, Conexiones, Visualización -> Repetir

Una vez comprendas bien un tema, te darás cuenta que para entenderlo, no tienes que memorizar las miles de cosas que lo involucran. Sino, comprender que esas miles de cosas son una combinación de los principios que rigen el tema. Mayormente, estos principios los puedes contar con los dedos de una o ambas manos.

¿TE SIENTES YA UNA PERSONA DE ÉXITO?

Si No… te invito a que Comiences tu Entrenamiento de Vida

¡Forma Parte Gratis de la Comunidad del Camino Medio!

 
Cuando uno estudia un nuevo campo es como si tuviera que memorizar un trillón de cosas. Pero lo que necesita es identificar los principios esenciales (que generalmente van de tres a doce) que rigen ese campo. Los millones de conceptos que creía que tenía que memorizar son combinaciones varias de estos principios.
John T. Reed
Por | 2017-11-16T12:45:21+00:00 21 de febrero del 2014|Inteligencia|4 Comentarios