Loading...

Seguramente ya te es conocida esta frase de Albert Einstein:

“Si haces siempre lo mismo, no esperes resultados diferentes.”

Pero… ¿La aplicas a tu vida o simplemente dices “Sí, es verdad” y sigues como siempre?

Yo sé que por la rutina, por estar acostumbrados a hacer siempre lo mismo, por miedo a que salgan mal las cosas, por no querer sentirnos incómodos, etc. No queremos cambiar.

Preferimos seguir igual a pesar de no sentirnos bien con nosotros mismos.

Solo cambiamos cuando no nos queda otra opción o cuando estamos muy mal en un determinado aspecto.

Pero, ¿Por qué esperar a que las cosas estén mal para cambiar?

¿Por qué no, simplemente, al darnos cuenta de que algo que hacemos no nos lleva por buen camino, cambiarlo?

Un gran problema es que a lo largo de nuestra vida, empezamos a acumular malos hábitos por la flojera o miedo de cambiarlos, o porque no los reconocemos o porque creemos que están bien debido a nuestro aprendizaje o experiencias vagas.

Llega un momento, cuando las cosas se ponen mal, que tienes tantos malos hábitos que te parece imposible cambiar. Hasta los adoptas como tuyos, como parte de tu personalidad y forma de ser. Esperas hasta tocar fondo para recién tomar medidas.

Eso NO debe seguir así.

Debes saber cómo cambiar.

Debes aprender a reconocer tus malos hábitos y a hacer algo para sustituirlos por buenos.

Ten muy en cuenta esto:
Si realizas un cambio, por pequeño que sea, este puede afectar tu vida por completo, tanto para bien como para mal.

Debes ser cuidadoso ante las decisiones que tomes, pero debes tomarlas, si no, no hay crecimiento ni aprendizaje, y lo peor es justamente eso, hacer nada.

Debes tomar riesgos medidos, experimentar constantemente, caerte, levantarte, aprender y seguir tu camino mejor que antes.

Pregúntate antes de tomar un riesgo: ¿Qué puedo perder? Y decide.

El cambio sí, es incómodo, sí da miedo, sí molesta; pero eso es solo al comienzo.

Cada nueva experiencia de ese cambio hace que te acostumbres más a él y te sea más fácil y cómodo aplicarlo.

Bueno… espero que ahora seas más consciente de que el cambio es bueno y necesario para que salgas adelante en tu vida.

Algo que también debes tener muy en cuenta es que lo principal para cambiar es la ACTITUD.

Tienes que realmente ser consciente de que necesitas un cambio y que debes tomar las medidas necesarias para hacerlo.

Tienes que quererlo de manera lógica y emocional.
Para ello debes tener en claro los PORQUÉ en cada aspecto que quieras cambiar.

  • Ej. Quiero tener una buena salud porque quiero vivir muchos años, porque quiero estar bien para mi familia; porque si quiero enseñar, primero tengo que dar el ejemplo, etc.

Una vez tengas la actitud, todo es más fácil.

Ahora, te voy a enseñar una serie de ejercicios para que puedas dar los primeros pasos para ser aquello que siempre has querido ser.

Pregúntate, respóndete y anota en un lugar lo siguiente

Primero:

¿Te sientes bien con tu vida? ¿Con los resultados que hasta el momento estás obteniendo?

¿Te preocupas por cada aspecto de tu vida?

¿Llevas un equilibrio entre estos aspectos?

¿Cuáles hábitos te gustaría cambiar y cuáles adoptar?

¿Qué cosas piensas seguir haciendo? 

¿Qué cosas sabes que debes dejar de hacer?

Segundo:

¿Cómo es aquella persona ideal que te gustaría ser? ¿Qué cambios deberías tomar para inclinarte a ese ideal? (Guíate respondiendo positivamente a las preguntas anteriores). Con ideal no me refiero a una persona determinada o alguien famoso, sino a cómo es tu “yo” ideal en todo aspecto. Escríbelo.

Tercero:

Piensa y escribe sobre qué pasaría si sigues como estás. Si sigues haciendo lo que haces. Si fuese hoy tu último día de vida, ¿estarías feliz por todo lo que has logrado hasta ahora?

Piensa y escribe sobre qué pasaría si adquirieses los hábitos que deseas tener y eliminaras los que no quieres. ¿Cómo te verías? ¿Cómo crees que te verían? ¿Qué podrías lograr?

Una vez respondas con sinceridad estas preguntas haz lo siguiente

Pon lo que escribiste sobre tu “yo” ideal en un lugar donde puedas verlo y motivarte diariamente.

En una hoja, pon todos aquellos hábitos que quieres adquirir (en una mitad) y todos aquellos que quieres quitar de tu vida (en la otra mitad).
Luego, cada 30 días (un mes), elige de 1 a 2 hábitos que quieras adoptar y de 1 a 2 hábitos que quieras suprimir de tu vida. Diariamente trabaja en esos hábitos, gradualmente, de menos a más. Tanto para adquirirlos como para eliminarlos.
Sé Constante.

Lee diariamente las respuestas a las preguntas de la tercera parte. Úsalas como otra fuente de motivación para seguir adelante cada día.

Guarda en otra hoja, las respuestas a las preguntas de la primera parte. Cada año, revísalas nuevamente, respóndelas nuevamente, compara los avances, y vuelve a hacer los ejercicios que te brindo en este artículo.

Consejos

No intentes adoptar o eliminar demasiados hábitos por mes, porque puedes saturarte, dejar todo y volver a lo de antes. Poco a poco, paso a paso, construye unos buenos cimientos para tu “yo” ideal.

Lo más recomendable es adoptar 1 hábito y quitar otro, por mes. Máximo 2, dependiendo del control que tengas sobre ti mismo.

Tus gustos pueden cambiar conforme pase el tiempo, por ello, al menos una vez al mes, piensa en si quieres cambiar algo de tu “yo” ideal o de los hábitos.

Te recomiendo responder todas las preguntas y hacer todos los ejercicios en archivos de Word o en lugares similares, así es mucho más sencillo de editar.

NO TE RINDAS

Recuerda, tú eres quien quieres y crees realmente ser. Primero piensa en quién quieres ser (tu yo ideal), luego créetelo y finalmente toma los cambios necesarios para serlo.

Bueno… es tu decisión.

O optas por seguir igual o tomas las riendas de tu vida y adquieres los cambios que crees necesarios para convertirte en aquello que siempre quisiste ser.

No va a ser fácil, no existe ningún atajo a aquello que realmente vale la pena.

Pero se puede hacer y yo sé que tú puedes hacerlo.

Tú decides.

Ahora mismo estás obteniendo todo lo que mereces basado en la persona que eres y en las decisiones que has tomado. Seguirás obteniendo las mismas cosas si continuas haciendo las mismas cosas. No obtendrás un resultado diferente a menos que te conviertas en una persona diferente por hábito y acción.

¿TE SIENTES YA UNA PERSONA DE ÉXITO?

Si No… te invito a que Comiences tu Entrenamiento de Vida

¡Forma Parte Gratis de la Comunidad del Camino Medio!

 

Cuéntame… ¿Cuál es tu “yo” ideal? ¿Qué hábitos quieres adoptar y cuáles dejar?

¡Haz Clic Aquí para Comentar!

Por | 2017-04-29T19:37:35+00:00 21 de enero del 2014|Emociones, Inteligencia|Sin comentarios