Loading...

Alcanzar el éxito, todos lo buscamos ¿no?

Pero no para todos es lo mismo.

¿Qué es el éxito para ti?

Tener una gran fortuna y lujos, ser independiente financieramente, ser feliz, tener una buena relación con tu familia, con tu pareja; seguir tu pasión, dedicar tu vida a los demás, cambiar el mundo, tener buena salud, un físico envidiable, vivir en paz, vivir sin miedos, ser constante en tus propósitos, controlar tus emociones ¿qué?

Para mí el éxito es una combinación de la mayoría de estas cosas y algunas más. Es poder estar bien en cada aspecto de mi vida, llevar un equilibrio.

El éxito es algo que no necesariamente se alcanza en un futuro, sino que se puede obtener ahora. Porque más que un logro, es un estado mental.

Puedes tener todo el dinero del mundo, pero aun así puedes ser la persona más infeliz que hay. Puedes llevarte bien con tu pareja pero mal con tu familia. Tener un negocio estable y con grandes ganancias pero sientes que no es tu pasión. Puedes lograr todo lo que quieres, pero vivir en un mundo lleno de estrés y conflicto interno, sintiendo que no es suficiente, que necesitas dar más, ser más, destacar y mostrar lo que vales.

El éxito, como te dije, es un estado mental. Un sentimiento de paz, de satisfacción, de plenitud, de saber que no te falta nada internamente y externamente, entendiendo de forma consciente que las cosas externas no sirven de nada mientras sientas un vacío en tu interior. Lo exterior no llena lo interior, es completamente al revés.

Y ¿cómo se logra eso?

2 Pasos Para Alcanzar el Éxito

1. Sé Consciente De Tu Estado Actual

Deja todo lo que estés haciendo. Apaga tu celular, tu computadora (sin dejar de leerme claro), quita cualquier distracción a la vista.

Toma un lápiz y un papel, y ponte a pensar:

¿Cuál es mi situación actual?

Piensa en cómo estás ahora en cada aspecto de tu vida.

¿Sientes que a lo que más dedicas tu tiempo te gusta? ¿Te alcanza para vivir? ¿Cómo es tu relación con tu familia? ¿Con tu pareja? ¿Con tus hijos, tus padres? ¿Cómo es tu relación contigo? ¿Cumples tus metas y propósitos o te cuesta? ¿Dejas que los miedos, las excusas, la pereza te venzan o tú eres más fuerte? ¿Te falta o te sobra tiempo? ¿Qué malos hábitos tienes? ¿Qué adicciones tienes? ¿Cómo te va en tu trabajo, en tu negocio? ¿En tus estudios? ¿Cómo esta tu salud? ¿Tu autoestima? ¿Cómo eres con otras personas? ¿Te cuesta ayudar a otros? ¿Te cuesta ayudarte a ti? ¿Qué estás descuidando que crees que requiera de tu atención? ¿Eres feliz?

Anota absolutamente todo, según cada aspecto que creas que tenga tu vida.

Ahora, sé consciente de ello.

Sé consciente que como todo el mundo, tienes problemas. Sé consciente de que sin importar cuan graves sean, tienen solución.

Por otra parte debes ser consciente de algo muy importante. Como te mencioné, lo exterior no llena lo interior. Es al revés. Si buscas llenar con lo exterior, tu interior, lo único que estás consiguiendo es depender de factores externos para estar bien. Lo que debes hacer es aprender a amarte a ti mismo(a), a conocerte, a sentirte bien tal y como eres para luego poder salir adelante y buscar resolver tus otros problemas.

Este artículo puede ayudarte en eso: http://www.sebascelis.com/la-solucion-tu-autoestima/

Absorbe esa pizca de tranquilidad que te da saber dónde estás, saber qué es lo que está mal y lo que está bien, saber que puedes hacer algo al respecto.

Sé agradecido(a) de que aun estás. De que todavía sigues aquí, con vida, y tienes la oportunidad de hacer que las cosas cambien.

Siente esa energía que empiezas a recibir. Ese hambre por alcanzar el éxito en tu vida, por arreglar tus problemas de una vez por todas.

Sé que te sientes abrumado(a) por la cantidad de cosas que tienes por resolver, pero créeme, vas a poder hacerlo. Solo necesitas un poco de orden.

2. Haz Algo Al Respecto

Toma una nueva hoja.

Y nuevamente ponte a pensar.

¿Cuál es el principal problema que debo resolver AHORA?

El más urgente, que requiera de tu atención de alguna forma inmediata. Aquel que no te deje en paz, que sientas que de solo pensarlo, pierdes energía.

Anótalo.

¿Cuál es tu segundo mayor problema?

¿El tercero, el cuarto?

Anota todos en orden.

Desde el más importante y urgente (corto plazo) hasta el menos importante y menos urgente (largo plazo).

Ahora saca otra hoja.

Anota tu primer problema y piensa, ¿cómo demonios hago para resolver esto?

Haz una lluvia de ideas en un papel aparte, sobre las formas que puedes utilizar para solucionar ese problema sin que genere otros más.

Entra a www.google.com y busca tu problema, busca soluciones, busca personas que tengan el mismo problema o uno similar y que ya lo hayan solucionado.

¿Cómo lo hicieron? ¿Puedes hacerlo tú?

Busca todas las opciones que puedas.

Ahora que ya tienes una lista grande de soluciones, empieza por la que te parezca la más adecuada y trázate un plan (en la hoja donde escribiste tu primer problema) para solucionarlo paso a paso. Piensa en los obstáculos que se pueden presentar y qué puedes hacer para evitarlos o salir victorioso(a) de ellos.

Date una fecha de inicio y una fecha límite. Tenlas siempre presente, todos los días, mientras te dedicas a resolver el inconveniente.

Si no te funciona, desarrolla la siguiente opción que creas más conveniente (también puede ser una combinación de opciones).

Dedícate a ese problema día a día hasta resolverlo. NO te rindas, jamás.

Una vez soluciones ese problema, continúa con el segundo más importante y urgente de tu lista. Sigue los mismos pasos y no pares hasta solucionarlo.

Y haz lo mismo con cada problema de tu lista hasta que puedes terminar de resolver todos.

Obviamente más problemas se presentarán en tu camino. El punto es que no los acumules como ahora.

Resuélvelos.

Los problemas pueden llegar a ser como una bola de nieve cayendo de una montaña (como en los dibujos). Si no les prestas atención, cada vez se van haciendo más y más grandes, así que no te despistes ni los dejes pasar. Tú tienes lo necesario para solucionar cualquier problema que se te presente. Para ello debes dedicarte, ser constante, mandar al diablo a los miedos, a las excusas, a la pereza, y hacer lo que sea necesario para vencerlos.

Demuestra lo que vales, demuestra que estas dispuesto(a) a todo con tal de alcanzar el éxito, con tal de mantener esa paz que tanto buscas, de encontrar y hacer eso que tanto amas.

Tú eres tu propio héroe. Y tienes todas las armas y herramientas necesarias para vencer cualquier obstáculo que se presente.

Confío en que desde ahora harás lo que sabes que debes hacer.

Ya no dejes pasar más el tiempo.

Parte en dos esas bolas de nieve que quieren aplastarte y sigue tu recorrido hacia la cima, celebrando cada victoria por pequeña que sea y disfrutando, apreciando, contemplando, cada momento durante todo el camino.

Espero haberte ayudado.

¿TE SIENTES YA UNA PERSONA DE ÉXITO?

Si No… te invito a que Comiences tu Entrenamiento de Vida

¡Forma Parte Gratis de la Comunidad del Camino Medio!

 

¡Haz Clic Aquí para Comentar!

Por | 2017-03-13T17:08:48+00:00 19 de enero del 2015|Inteligencia|4 Comentarios