Loading...

Nos gusta comer, nos encanta. De solo pensar en ciertas comidas se nos hace agua la boca.

Pero a veces no nos medimos.

Comemos constantemente aquello que nos gusta (que normalmente mientras más rico más dañino) y con el tiempo empezamos a notar cambios en nosotros que no nos agradan.

El médico nos dice que tenemos el hígado graso, que nuestros niveles de colesterol y triglicéridos están muy altos. Nuestros niveles de azúcar en la sangre están por las nubes.

Ahora estamos propensos a sufrir de diabetes, a un paro cardiaco, problemas con el hígado, con el colon, etc.

De ahora en adelante, nos quedan dos opciones: o dejamos de comer aquellas cosas que nos hacen empeorar (que en su mayoría nos encantan), o nos arriesgamos a vivir una o más de estas enfermedades.

Tanto si no tienes ni peligro todavía de sufrir una de estas enfermedades, o ya te han advertido, o incluso las sufres; debes cambiar de una vez por todas tus hábitos alimenticios.

No estoy diciendo que empieces a comer cosas feas que no saben a nada.

Estoy diciendo que debes empezar a saber qué cosas te metes a la boca y saber qué cosas debes comer y en qué cantidad.

Debes empezar a comer sano y saludablemente.

A continuación, voy a compartir contigo 5 formas que puedes seguir (no en orden) para llevar una alimentación sana y saludable, sin dejar de disfrutar de lo que más te gusta.

1. Come más frutas, verduras, menestras y alimentos con fibra

En vez de tomar una gaseosa toma un jugo natural.

En vez de comerte una torta cómete un mango o un plátano.

No llenes de arroz blanco y puré de sobre tu plato, llénalo con arroz integral y verduras.

En vez de tomar un café con leche y pan blanco, toma un té verde con pan integral.

El sabor varía pero uno puede adaptarse, es solo cuestión de costumbres. Cámbialas.

No son cosas feas, son cosas muy ricas, que saben mejor cuando comes más variedad.

Debes empezar a tomar por hábito el entendimiento de que comer cosas que a la larga te hacen daño, solo debe hacerse de vez en cuando, al salir o en una reunión, no como hábito diario.

2. Elige bien tu proteína

Evita comer mucho carnes rojas, de cerdo, cordero o empaquetadas.

En su lugar, come carne de pollo, conejo o pavo, pero sobre todo come pescado (mientras más azules y grasos mejor, ellos tienen la grasa buena).

3. El Método de Cocción Ideal

Lo mejor es consumir los alimentos crudos (mientras estos nos lo permitan), debido a que así mantienen todos sus nutrientes y sus propiedades permanecen sin alterarse.

Luego está la cocción al vapor. Otra buena forma de cocinar los alimentos dado a que sus nutrientes y propiedades se mantienen.

Otras opciones saludables son: la cocción a la plancha (sin aceite o muy poco, para carnes, pescados y verduras), al horno (para carnes sobre todo, con poco aceite)

Freír, debe ser tu última opción. Debido a que para hacerlo se necesita mucho aceite, lo cual no es saludable (echarle poco lo único que causa es que este se queme lo cual es peor).

4. Las Grasas

El cuerpo necesita grasa para funcionar mejor. No es dañina.

El inconveniente es que la usamos en exceso, lo cual nos causa problemas.

Además, debemos saber elegir qué grasas consumir y cuales mejor no.

En vez de los aceites vegetales o los que tienen muchas grasas saturadas y trans, mejor elegir aceite de oliva, aceite de coco, omega 3.

Si vas a cocinar con uno de estos aceites, hazlo con el de coco (es el que mejor aguanta altas temperaturas).

5. Cuándo y en Qué Cantidad Comer

Normalmente estamos acostumbrados a tomar desayuno, almorzar y cenar. Osea comer 3 veces al día.

Además muchos suelen desayunar poco, almorzar más y cenar un montón. Lo cual está mal.

Mi recomendación es comer de 5 a 6 veces al día en pocas cantidades, en vez de hacerlo solo 3. Esto es porque al comer de a pocos más veces al día, nuestro cuerpo se mantiene con energía al no tener que procesar tantos alimentos a la vez, y nuestro metabolismo se acelera.

Al comienzo del día es cuando más debes comer, y al final del día cuando menos lo debes hacer. Es así debido a que es al comienzo del día cuando más necesitamos energías para desenvolvernos a lo largo de este. Ya en la noche, comer poco es lo mejor porque así nuestro cuerpo no tendrá que guardar las calorías adicionales ingeridas en nuestras células adiposas para tiempos de escasez (debido a que cuando dormimos no gastamos energía para movernos como cuando estamos despiertos).

Desayuna como un Rey, Almuerza como un Príncipe, Cena como un Mendigo.

A menos que te lo prohíban, puedes darte un día a la semana para comer cosas que te gusten y no sean tan saludables (sin exagerar), tampoco es bueno privarse de estas cosas.

Recuerda también tomar bastante agua, es buenísima para nuestro cuerpo, nos limpia y mantiene saludables. Toma al menos 8 vasos diarios.

En cuanto a la Sal y el Azúcar, remplázalos, a la larga te harán daño. Puedes utilizar la Sal Marina que es muy buena, y en vez del azúcar, la Stevia, que es excelente.

Si sigues estos consejos te aseguro que tu salud mejorará mucho. Es cuestión de proponérselo y tener la determinación de mejorar nuestra salud y calidad de vida.

Yo sé que puedes.

Si estás buscando bajar de peso, te comparto el plan que seguí para bajar más de 30 kilos en menos de 6 Meses de forma sana.

Con decirte que en mi primera semana bajé 4 kilos!

Es muy bueno, está en este video:

http://elcaminomedio.com/bajar-de-peso/
 
Por |2017-03-16T16:41:51+00:0019 de agosto del 2014|Salud y Físico|Sin comentarios